El domingo fuimos “manada” contra las agresiones machistas

La semana pasada nos sumamos a la campaña de apoyo y acompañamiento organizada por Redstructura Feminista, así que el domingo nos acercamos al Centro Social (re)Okupado La Quimera de Lavapiés.

Nada más llegar, las compañeras nos comentaron que ya había unas 260 personas. Acababa de empezar el monólogo “No solo duelen los golpes” de Pamela Palenciano. El público, atento a cada gesto, no quería perderse ni un sólo detalle de Pamela que, minuto a minuto, tejía una vez más la red necesaria para identificar el origen de las violencias y colocarnos en un lugar incómodo pero imprescindible para combatirlas: reconocer las que persisten en nuestro interior.

Por esa razón nombra la posición de privilegio de los hombres sobre las mujeres, de la identidad hetero sobre el resto de identidades sexuales, del mundo adulto sobre el mundo infantil, del mundo blanco sobre el mundo negro, de los seres humanos sobre los animales, del primer mundo sobre el tercero… Nos convoca a tomar conciencia de las situaciones de privilegio que cada cual vivimos y que provocan relaciones de dominación frente a otrxs, como primer paso para combatirlas y erradicarlas.

Al terminar el monólogo, las compañeras de Redtructura Feminista subieron al escenario a explicar las razones del encuentro y presentaron a Lidia, la compañera sobreviviente de violencia machista que se enfrenta a un tortuoso proceso judicial para el que se pide la colaboración económica.

Después, se preparó un círculo con sillas para iniciar un espacio de encuentro entre quienes así lo quisieran (cuestión a reflexionar: de las 300 personas que vimos el monólogo, apenas 30 nos quedamos a charlar). Tuvimos ocasión de comentar la campaña de acciones para parar la violencia machista explicando que para nosotras acompañar es un acto político y de rebeldía. Porque si nos quieren calladas, hablaremos, gritaremos y aullaremos. Si nos quieren quietas nos moveremos y bailaremos. Y si nos quieren solas, nos tendrán juntas y en manada!!!

Hubo tiempo para escuchar relatos en primera persona de las múltiples formas de violencia machista que sufrimos las mujeres cada día y que nos hacen enfrentar a contradicciones constantes, a convivir con sentimientos de culpa y miedo, a reconocer lo difícil que nos resulta educar a hijos e hijas por no saber hasta donde ha podido calar el referente violento del padre agresor.

Debatimos sobre la pertinencia o no de estar presentes en la agenda oficial, sobre la implicación de los varones, sobre hasta dónde seguir siendo las feministas las salvaguardas del cambio social, en cuanto a que parece que sea nuestra responsabilidad exclusiva educar bien, amar bien, que los varones de nuestro entorno se conciencien de sus privilegios patriarcales y un largo etcétera. Algunas reivindicamos el adiós a la idea de las supermujeres/superheroínas porque ha sido una trampa mortal para que nos siguiéramos encargando de todo y sintiéndonos culpables por no llegar.

Se empezaba a hacer tarde y las compañeras que habían organizado la jornada se merecían descansar, así que recogimos las sillas en su rincón y nos fuimos despidiendo, no sin antes reencontrarnos en la salida con algunas de las mujeres participantes y comprometernos a “seguir construyendo red paso a paso” y “mantenernos comunicadas, juntas y en manada!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s